Gustavo Cadile, Embajador de la Creatividad Argentina

En el marco de Luxe Up!, el diseñador argentino recibió ese reconocimiento por parte de la Facultad de Diseño y Comunicación de la Universidad de Palermo.

“De chiquito, en Junín, siempre amé Buenos Aires. Venía todos los fines de semana en el tren y me iba a los canales de televisión (al 9 y a ATC) a esperar a que las celebrities salieran. Observaba qué se ponían, las dibujaba, y volvía a casa con el sueño de poder algún día hacer mi carrera en diseño de moda”, recordó Gustavo Cadile durante la ceremonia de entrega de la distinción en la Facultad de Diseño y Comunicación de la Universidad de Palermo. Fue su tía quien años atrás le abrió las puertas de su hogar en Capital Federal, pero el diseñador pronto se dio cuenta que su destino estaba en otro lugar y viajó a Miami. Allí se graduó en Diseño de Moda En el International Fine Arts Collage.

IMG_9995

Pero, ¿qué supone para Gustavo este reconocimiento? Luego de recibir el pertinente aluvión de felicitaciones, se lo preguntamos y respondió: “Es un honor increíble estar acá en Buenos Aires, es mi ciudad y mi primera inspiración. Cuando empiezo a armar una colección siempre vuelvo a mis raíces, pensando en la mujer argentina que es una de las más elegantes del mundo”.

Hoy Gustavo es una de las figuras de la moda de alta costura en Nueva York. Sus colecciones de Bridal y de Evening Wear se venden en las exclusivas tiendas Bergdorf Goodman y Saks Fifth Ave. Marcela García, la directora de Luxe Up!, recordó una anécdota que da cuenta del talento y la trayectoria del diseñador:  “Cuando la hija de Catherine Zeta-Jones vio a la actriz con un vestido de Gustavo le dijo ‘¿y yo cuando lo voy a poder usar?’ y ella le contestó ‘quedate tranquila que mamá tiene en el guardarropas un Cadile para vos’”. Sin embargo, Cadile nos confesó que él disfruta más estar en jeans detrás de la máquina de coser que en la red carpet, y resaltó que hay que “mantener siempre los pies sobre la tierra”.

Su vida estuvo signada por el esfuerzo, por eso concluyó la entrevista con un consejo para los más jóvenes: “No existe el no. Siempre digo esto que es bien cliché, pero se te cierran mil puertas y una que ni te imaginás se abre. Nunca hay que dejar de soñar. Hay que trabajar y hacer lo mejor posible. Pensar en el taller y en la gente que tenés a tu alrededor, sin deslumbrarse y con humildad”.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s